Bienvenido

En Clínica de Uro Oncología del Urólogo Dr. Daniel Carrillo nos especializamos en la prevención, diagnóstico y tratamiento multidisciplinario de los distintos tipos de cáncer que pueden aparecer en la sistema uro genital, te invito a saber un poco mas de las distintas neoplasias como cáncer de : Próstata, riñón, testículo, vejiga, ureter uretra y pene.


Urólogo ciudad de México, Dr. Daniel Carrillo

Cáncer de próstata

Cáncer de próstata, Urólogo DF Dr. Daniel Carrillo

El cáncer de próstata es el cáncer que más afecta a los hombres (sin contar el cáncer de piel), pero a menudo puede tratarse con éxito.  Ya sea que usted o un ser querido tenga cáncer de próstata, saber lo que se puede esperar podrá ser de ayuda para sobrellevar mejor la situación. 

Cáncer Renal

Cancer de riñón Urólogo DF Dr. Daniel Carrillo

El cáncer de riñón se origina en los riñones cuando las células en el cuerpo comienzan a crecer en forma descontrolada. Casi cualquier célula del cuerpo puede convertirse en cáncer y propagarse a otras áreas

Cáncer de testículo

Cáncer de testículo Urólogo DF Dr.Daniel Carrillo

Ya sea que usted o un ser querido tenga cáncer de testículo, saber lo que se puede esperar podrá ser de ayuda para sobrellevar mejor la situación. Aquí usted podrá encontrar toda la información sobre esta enfermedad, incluyendo factores de riesgo, síntomas, detección y tratamiento.

Cáncer de vejiga

Cáncer de Vejiga Urólogo CDMX Dr. Daniel Carrillo

El cáncer de vejiga se origina cuando las células de la vejiga urinaria comienzan a crecer sin control. Conforme se desarrollan más células cancerosas, estas pueden formar un tumor y extenderse a otras áreas del cuerpo.

Cáncer de ureter y Uretra

Cancer de ureter Urólogo CDMX Dr. Daniel Carrillo

El cáncer de ureter y uretra se origina cuando las células de la urotelio urinario comienzan a crecer sin control. Conforme se desarrollan más células cancerosas, estas pueden formar un tumor y extenderse a otras áreas del cuerpo.

Cancer de pene

Cancer de Pene Urólogo CDMX Dr. Daniel Carrillo

El Cáncer de pene es una neoplasia poco frecuente, asociada a infección por virus del papiloma humano, es vital el diagnóstico temprano de esta enfermedad 

Cáncer de próstata Urólogo DF. Dr.Carrillo Cordova

Cáncer de próstata

Información adicional

El cáncer se origina cuando las células en el cuerpo comienzan a crecer en forma descontrolada. Las células en casi cualquier parte del cuerpo pueden convertirse en células cancerosas y pueden extenderse a otras áreas del cuerpo. 


El cáncer de próstata se origina cuando las células de la próstata comienzan a crecer sin control. La próstata es una glándula que sólo tienen los hombres. Esta glándula produce parte del líquido que conforma el semen.


La próstata se encuentra debajo de la vejiga y delante del recto. El tamaño de la próstata cambia con la edad. En los hombres más jóvenes, la próstata es del tamaño aproximado de una nuez. Sin embargo, puede ser mucho más grande en hombres de más edad.

Justo detrás de la próstata se encuentran las glándulas llamadas vesículas seminales, las cuales producen la mayor parte del líquido del semen. La uretra, que es el conducto que transporta la orina y el semen fuera del cuerpo a través del pene, pasa por el centro de la próstata.


El cáncer de próstata es el cáncer más común entre los hombres (sin contar el cáncer de piel). También es una de las principales causas de muerte por cáncer en los hombres.

Muchos de los factores de riesgo para el cáncer de próstata, tales como la edad, la raza, y el antecedente familiar no se pueden controlar. No obstante, existen algunas medidas que puede tomar para tratar de reducir su riesgo de padecer cáncer de próstata.

A menudo, el cáncer de próstata se puede descubrir con una simple prueba de sangre. Sin embargo, no está claro si los beneficios de las pruebas para todos los hombres superan los riesgos, como descubrir (y tratar) cánceres que probablemente nunca causarían ningún problema. Debido a esto, es importante consultar con un médico acerca de las incertidumbres, los riesgos y los beneficios potenciales de la detección del cáncer de próstata antes de decidir si se hacen las pruebas


El diagnóstico de cáncer de próstata se realiza mediante una biopsia de próstata, la cual puede ser transrectal o por vía perineal, las indicaciones para realizar la biopsia son un tacto rectal sospechoso o una cifra de antígeno prostático elevada.


una vez confirmado el diagnóstico, en base a los hallazgos se enviaran a hacer estudios complementarios como son la tomografía axial computada, el gamagrama óseo y pruebas en sangre


Tratamiento del cáncer de próstata


Una vez que se diagnostica y se determina la etapa del cáncer de próstata, es mucha la información que debe tomar en cuenta antes de que usted y su médico seleccionen un plan de tratamiento. Es importante que usted considere cuidadosamente cada una de sus opciones. Usted tendrá que comparar los beneficios de cada opción de tratamiento con los posibles efectos secundarios y riesgos.


Dependiendo de la situación, las opciones de tratamiento para los hombres con cáncer de próstata pueden incluir:

  • Espera en observación y vigilancia activa
  • Cirugía
  • Radioterapia
  • Crioterapia (criocirugía)
  • Terapia hormonal
  • Quimioterapia
  • Tratamiento con vacunas
  • Tratamiento dirigido a los huesos






Obtener más información

El Urólogo CDMX Dr. Daniel Carrillo, es especialista en el manejo de cáncer de próstata, el cual, en caso de ser diagnósticado en etapas tempranas es completamente curable, todos los hombres a partir de los 40 años de edad necesitan someterse a una revisión de diagnóstico oportuno, la cual incluye un antígeno prostático y un tacto rectal

Obtén más información
Cáncer renal Urólogo DF. Dr. Carrillo Córdova

Cáncer de riñon

Información adicional

Para entender más sobre el cáncer de riñón es útil saber más acerca de los riñones y sus funciones.

Los riñones son dos órganos grandes con forma de fríjol, cada uno alrededor del tamaño del puño de la mano. Ambos están adheridos a la pared superior trasera del abdomen. La parte baja de la caja torácica protege a los riñones. Un riñón se encuentra al lado izquierdo y el otro al lado derecho de la columna vertebral.

Las glándulas pequeñas llamadas glándulas suprarrenales se ubican sobre cada uno de los riñones. Cada riñón y glándula suprarrenal están rodeados por grasa y una capa delgada y fibrosa conocida como la fascia de Gerota.


El carcinoma de células renales, también conocido como cáncer de células renales o adenocarcinoma de células renales, es por mucho el tipo más común de cáncer de riñón. Alrededor de nueve de cada diez casos de cáncer de riñón son carcinomas de células renales.

Aunque el carcinoma de células renales por lo general crece como un solo tumor dentro del riñón, algunas veces se encuentran dos o más tumores en uno o incluso en ambos riñones al mismo tiempo.

El carcinoma de células renales se puede clasificar en varios subtipos basados principalmente en la apariencia de los tumores cuando son observados con un microscopio. El subtipo de carcinoma de células renales puede ser un factor a tomarse en cuenta para decidir el tratamiento, y también puede ayudar a que su médico determine si su cáncer puede deberse a un síndrome genético hereditario. 


El hábito de fumar aumenta el riesgo de carcinoma de células renales (RCC). El riesgo aumentado parece estar relacionado con la cantidad de tabaco que usted fuma. Si deja de fumar el riesgo disminuye, pero toma muchos años alcanzar el nivel de riesgo de una persona que nunca ha fumado.


Las personas que tienen mucho sobrepeso, tienen un mayor riesgo de padecer carcinoma de células renales. La obesidad podría causar algunos cambios en ciertas hormonas que pueden inducir el carcinoma de células renales.


Muchos estudios han sugerido que la exposición a ciertas sustancias en el lugar de trabajo aumenta el riesgo de carcinoma de células renales. Entre algunas de estas sustancias se encuentra el cadmio (un tipo de metal), algunos herbicidas, y solventes orgánicos, particularmente al tricloroetileno.


Las personas con fuertes antecedentes familiares de cáncer de células renales (sin ninguno de los padecimientos hereditarios presentados a continuación) tienen una probabilidad más alta de desarrollar este cáncer. Este riesgo es mayor para personas que tienen un hermano o hermana con cáncer. No se ha esclarecido si esto se debe a que los hermanos tienen genes en común o a que ambos estuvieron expuestos a un mismo factor ambiental, o a una combinación de ambas causas.


El riesgo de cáncer de riñón es mayor en las personas con hipertensión arterial. Algunos estudios han sugerido que ciertas medicinas usadas para tratar la hipertensión arterial pueden aumentar el riesgo de cáncer de riñón, pero resulta difícil saber si la afección o el medicamento (o ambos) pueden ser la causa del aumento en el riesgo.


Medicamentos:

Fenacetina: este medicamento era un analgésico disponible sin receta que fue muy popular y que se ha asociado con el carcinoma de células renales en el pasado. Sin embargo, este medicamento no ha estado disponible en los Estados Unidos por más de 30 años, de modo que no parece representar un factor de riesgo importante.

Diuréticos: algunos estudios han sugerido que puede que los diuréticos estén asociados con un pequeño aumento en el riesgo de carcinoma de células renales. No está claro si la causa son los medicamentos o la hipertensión arterial para la que éstos se usan. Si usted necesita tomar diuréticos, no debe evitar tomarlos con el fin de reducir el riesgo de cáncer de riñón.


Las personas con enfermedad renal avanzada, especialmente aquéllas que requieren de diálisis, presentan un mayor riesgo de carcinoma de células renales. La diálisis es un tratamiento que se usa para liberar las toxinas de su cuerpo si los riñones no funcionan correctamente.


El diagnóstico es mediante los síntomas ( siendo la hemorragia  en orina el síntoma mas común), dolor en región lumbar y aumento de volumen.


Para confirmar el diagnóstico es necesario una tomografia axial computada con medio de contraste intravenoso y posteriormente estudios de extensión en sangre.


La cirugía es el tratamiento principal para la mayoría de los cánceres de riñón. No son muchas las probabilidades de sobrevivir al cáncer de riñón sin someterse a una cirugía.

Incluso las personas cuyo cáncer se haya propagado a otros órganos pueden beneficiarse de la cirugía para extirpar el tumor del riñón. La extirpación del riñón que contiene el cáncer puede ayudar a algunas personas a vivir por más tiempo. Por lo tanto, un médico podría sugerir cirugía incluso si el cáncer se propagó fuera del riñón. La extirpación del riñón también se puede hacer para aliviar síntomas, como dolor y sangrado.

Dependiendo de la etapa y la localización del cáncer, así como de otros factores, se puede realizar la cirugía para extraer el cáncer junto con parte del tejido que rodea al riñón (nefrectomía parcial) o todo el riñón (nefrectomía radical). En ocasiones, también se extrae la glándula suprarrenal (la glándula pequeña ubicada encima de cada riñón) y el tejido adiposo que rodea el riñón.


En etapas avanzadas la inmunoterapia y la quimiotrapia son la mejor opcion

Obtener más información

El Urólogo CDMX Dr. Daniel Carrillo es especialista en el manejo del cáncer Renal, el cual cuando se diagnóstica de manera oportuna puede resultar en la curación completa del paciente mediante un procedimiento quirúrgico,  si has presentado orina con sangre, no dudes en contactar una cita lo antes posible

Obtén más información
Cancer de testículo Urólogo DF Dr. Carrillo Córdova

Cáncer de testículo

Información adicional

El cáncer que se origina en los testículos se denomina cáncer testicular. Para entender este cáncer, resulta útil conocer sobre la estructura normal y la función de los testículos.

Los testículos (llamados también testes en plural en latín; y testis en singular) son parte del sistema reproductor masculino. Estos dos órganos, que por lo general son un poco más pequeños que una pelota de golf en los varones adultos, se encuentran dentro de una bolsa de piel llamada escroto. El escroto cuelga debajo de la base del pene.


Más del 90% de los tumores cancerosos de testículo se presentan en células especiales llamadas células germinales, las cuales producen los espermatozoides. Los dos tipos principales de tumores de las células germinales en los hombres son:

  • Seminomas
  • No seminomas, los cuales están compuestos por el carcinoma embrionario, el carcinoma del saco vitelino, el coriocarcinoma y/o el teratoma

Los doctores pueden indicar qué tipo de cáncer testicular usted padece al examinar los tejidos con un microscopio.


Estos dos tipos ocurren aproximadamente en un número similar de veces. Muchos cánceres de testículo contienen células no seminomas y células seminomas. Estos tumores con células germinales mixtas se tratan como no seminomas debido a que crecen y se propagan como tales.


Los científicos han descubierto pocos factores de riesgo que aumentan las probabilidades de que alguien padezca cáncer de testículo. Incluso si alguien tiene uno o más factores de riesgo de esta enfermedad, es imposible saber con seguridad hasta qué punto esto contribuye al origen del cáncer. Además, la mayoría de los niños y hombres con cáncer testicular no presentan ninguno de los factores de riesgo conocidos. Los factores de riesgo para el cáncer de testículo incluyen:

  • Testículo no descendido
  • Antecedentes familiares de cáncer testicular
  • Infección por VIH
  • Carcinoma in situ del testículo
  • Haber tenido cáncer de testículo antes
  • Pertenecer a determinada raza o grupo étnico
  • Tamaño corporal

Con más frecuencia, el primer síntoma de cáncer testicular consiste en una masa o abultamiento en el testículo, o el testículo podría estar hinchado o más grande. (Es normal que un testículo esté ligeramente más grande que el otro, y que uno cuelgue más abajo que el otro). Algunos tumores de testículo podrían causar dolor, pero la mayor parte del tiempo no se siente dolor. Los hombres con cáncer testicular también pueden presentar una sensación de pesadez o dolor en la parte baja del abdomen o en el escroto.


La ecografía es a menudo el primer estudio que se realiza si el doctor cree que usted podría tener cáncer testicular.

Esta prueba utiliza ondas sonoras para producir imágenes de los órganos internos. Un transductor (instrumento en forma de vara) emite las ondas sonoras y recoge los ecos a medida que rebotan de los órganos. Una computadora crea una imagen en un monitor a partir del patrón de los ecos.

El patrón de ecos puede ser útil para distinguir ciertas afecciones benignas (como el hidrocele o el varicocele) de un tumor sólido que podría ser un cáncer. Si la protuberancia es sólida, entonces es más probable que sea un cáncer. Por lo tanto, el médico recomendará más pruebas o incluso cirugía para extirpar el testículo.


Algunas pruebas de sangre pueden ayudar a diagnosticar los tumores testiculares. Muchos tipos de cáncer de testículo segregan altos niveles de ciertas proteínas, llamados marcadores tumorales, tales como la alfafetoproteína (alpha-fetoprotein, AFP) y gonadotropina coriónica humana (human chorionic gonadotropin, HCG). Cuando estos marcadores tumorales están en la sangre, esto sugiere la existencia de un tumor testicular.


La operación para extirpar un tumor testicular o cáncer se conoce como una orquiectomía inguinal radical. En este procedimiento, el cirujano hace un corte (incisión) justo por encima del área púbica y luego extirpa todo el tumor junto con el testículo y el cordón espermático. El cordón espermático contiene parte de los conductos deferentes, así como sangre y vasos sanguíneos que podrían actuar como vías para que un cáncer testicular se propague al resto del cuerpo. Para reducir la probabilidad de que las células cancerosas se propaguen, se atan estos vasos al principio de la operación.

El espécimen completo será enviado al laboratorio donde un patólogo (un médico especializado en diagnosticar las enfermedades en el laboratorio) examina fragmentos del tumor con un microscopio. Si se encontraron células cancerosas, el patólogo emite un informe que describe el tipo y la extensión del cáncer.


Según el tipo y la etapa del cáncer y otros factores, las opciones de tratamiento para el cáncer testicular pueden incluir:

  • Cirugía
  • Radioterapia
  • Quimioterapia (quimio)
  • Altas dosis de quimioterapia y trasplante de células madre



Obtener más información

El cancer de testículo es la neoplasia solida mas común en adultos jóvenes, usualmente el único síntoma que presenta es aumento de volumen del testículo. Afortunadamente hoy en día es uno de los cánceres con mayor curación pudiendo llegar a una sobrevida libre de enfermedad del 99% cuando es tratado de manera adecuada. Si presentas aumento indoloro del tamaño de uno de tus testículos no dudes en llamar

Obtén más información
Cáncer de Vejiga Urólogo CDMX Dr. Daniel Carrillo

Cáncer de Vejiga y urotelio

Información adicional

La vejiga es un órgano hueco en la pelvis con paredes musculares flexibles. Su función principal es almacenar orina antes de que salga del cuerpo. La orina es producida por los riñones y luego es transportada a la vejiga mediante los conductos llamados uréteres. Cuando usted orina, los músculos en la vejiga se contraen, y la orina sale de la vejiga a través de un conducto llamado uretra.


La mayoría de los cánceres de vejiga comienzan en el revestimiento más interno de la vejiga, que se llama urotelio o epitelio de transición. A medida que el cáncer crece hacia o a través de las otras capas de la pared de la vejiga, se vuelve más avanzado y puede ser más difícil de tratar.

Con el paso del tiempo, el cáncer puede crecer fuera de la vejiga y en estructuras cercanas. Se puede propagar a los ganglios linfáticos adyacentes o a otras partes del cuerpo. (Si el cáncer de vejiga se extiende, a menudo va primero a los ganglios linfáticos distantes, los huesos, los pulmones o el hígado.)


El carcinoma urotelial, también conocido como carcinoma de células transicionales (TCC), es el tipo más común de cáncer de vejiga. De hecho, si a usted le dicen que tiene cáncer de vejiga es casi seguro que sea un carcinoma urotelial. Estos cánceres se originan en las células uroteliales que cubren el interior de la vejiga.

Las células uroteliales también cubren otras partes del tracto urinario, como la parte del riñón que conecta con el uréter (se conoce como pelvis renal), los uréteres y la uretra. Los pacientes con cáncer de vejiga a veces tienen otros tumores en estos lugares, por lo que es necesario examinar todo el tracto urinario.

Cáncer de vejiga invasivo y no invasivo

A menudo, los cánceres de vejiga se describen basándose en cuán lejos han invadido la pared de la vejiga:

  • Los cánceres no invasivos permanecen en la capa interna de las células (el epitelio de transición), y no han crecido hacia las capas más profundas.
  • Los cánceres invasivos han crecido hacia capas más profundas de la pared de la vejiga. Estos cánceres tienen más probabilidad de propagarse y son más difíciles de tratar.

Un cáncer de vejiga también se puede describir como superficial o invasivo que no compromete la capa muscular. Estos términos incluyen a los tumores no invasivos y a cualquier tumor invasivo que no ha crecido hacia la capa muscular principal de la vejiga.


El tabaquismo es el factor de riesgo más importante para el cáncer de vejiga. La probabilidad de que los fumadores padezcan cáncer de vejiga es al menos el triple de la que tienen los no fumadores. El hábito de fumar causa alrededor de la mitad de todos los cánceres de vejiga tanto en hombres como en mujeres.


Ciertas sustancias químicas industriales se vinculan al cáncer de vejiga. Los productos químicos conocidos como aminas aromáticas, tales como la bencidina y la beta-naftilamina, que se usan algunas veces en la industria de los colorantes, pueden causar cáncer de vejiga.

Los trabajadores de otras industrias que utilizan ciertos productos químicos orgánicos también pueden tener un mayor riesgo de cáncer de vejiga. Entre las industrias con mayor riesgo se incluyen los fabricantes de goma, cuero, textiles y productos para pinturas, así como las compañías de imprenta. Otros trabajadores con un riesgo aumentado de cáncer de vejiga incluyen: pintores, peluqueros (probablemente debido a la exposición excesiva a los colorantes de cabello), operarios de máquinas, tipógrafos y conductores de camiones (probablemente debido a la exposición a los gases de diesel).

El fumar cigarrillos y la exposición a determinadas condiciones laborales pueden actuar en forma conjunta para que se origine el cáncer de vejiga.  Los fumadores que también trabajan con sustancias químicas que causan cáncer, como las mencionadas anteriormente, tienen un riesgo especialmente alto de cáncer de vejiga.

 

Los complementos alimenticios que contienen ácido aristolóquico (principalmente de hierbas de la familia de Aristolochia) han sido asociados con un mayor riesgo de cánceres uroteliales, incluyendo cáncer de vejiga.


El arsénico en el agua potable ha sido asociado con un mayor riesgo de cáncer de vejiga en algunas partes del mundo. La probabilidad de exponerse al arsénico depende del lugar donde usted vive y si usted recibe su agua de un pozo o de un sistema público de agua que reúna las normas de seguridad de bajo contenido arsénico. Para la mayoría de los estadounidenses, beber agua no constituye una fuente principal de arsénico.


Las personas que beben muchos líquidos, especialmente agua, todos los días suelen tener tasas más bajas de cáncer de vejiga. Esto se puede deber a que vacían sus vejigas más a menudo, lo que podría evitar que sustancias químicas permanezcan mucho tiempo en sus vejigas.


En la mayoría de los casos, la presencia de sangre en orina (hematuria) es el primer signo de cáncer de vejiga. A veces, hay suficiente sangre para cambiar el color de la orina a naranja, rosa, o con menos frecuencia a rojo más oscuro. Algunas veces, el color de la orina es normal, pero se detectan pequeñas cantidades de sangre cuando se realizan análisis de orina debido a otros síntomas o como parte de un examen médico general.


Algunas veces, el cáncer de vejiga puede causar cambios al orinar, tales como:

  • Orinar con más frecuencia de lo habitual
  • Dolor o ardor al orinar
  • Sensación de que necesita orinar inmediatamente, incluso cuando la vejiga no está llena
  • Tener problemas para orinar o tener un flujo débil de orina

Si se sospecha de cáncer de vejiga, los doctores recomendarán una cistoscopia. Para este examen, un urólogo coloca un cistoscopio (un tubo delgado que contiene una luz y una lente o una pequeña cámara de video en el extremo) a través de la abertura de la uretra y lo mueve hacia la vejiga. Luego se inyecta agua salada esterilizada a través del tubo para expandir la vejiga y permitir que el médico pueda examinar el revestimiento interno.

Una cistoscopia se puede realizar en el consultorio médico o en el quirófano (sala de operaciones). Por lo general, la primera cistoscopia se hace en el consultorio médico usando un pequeño dispositivo flexible de fibra óptica. Se usa cierto tipo de anestesia local para adormecer la uretra y la vejiga mientras se hace el procedimiento. Si se realiza la cistoscopia usando anestesia general (que le hace dormir), o anestesia espinal (se adormece la parte inferior de su cuerpo), el procedimiento se realiza en el quirófano (sala de operaciones).


El tratamiento es mediante la resección transuretral del tumor vesical junto con la instilación de quimioterapia intravesical, en casos de existir invasión al músculo se tiene que realizar una cistoprostatetomía radical acompañada de quimio/radioterapia.

Obtener más información

El tumor inicial del cáncer de vejiga es la presencia de sangre en orina, en caso de presentarlo es necesario que acudas a una valoración lo antes posible, ya que el pronostico del cáncer de vejiga depende directamente de que tan avanzado esta el tumor, no dudes en llamar y agendar una cita!

Obtén más información

Cáncer de Pene

Información adicional

El pene es el órgano sexual masculino. Este transporta el semen y la orina afuera del cuerpo del hombre. Está formado por muchos tipos de tejidos corporales, como piel, nervios, músculo y vasos sanguíneos.

El escroto es el saco de piel debajo del pene que sostiene los testículos. Los testículos producen hormonas masculinas y esperma.


Existen pocos tipos de cáncer de pene. Su médico puede informarle más acerca del tipo de cáncer que usted tiene.

El tipo más común se llama carcinoma de células escamosas. Este tipo de cáncer se origina en las células de la piel del pene. Este muy a menudo se origina en el prepucio o el glande (la punta del pene).


Algunos signos de cáncer de pene son un cambio en la piel del pene, un crecimiento o bulto, una llaga que no se cura y/o hinchazón.

Si usted tiene algún síntoma, debe ir a un médico para que lo revisen. El médico le hará preguntas sobre su salud y le hará un examen físico.


Si los indicios apuntan hacia el cáncer de pene, le harán algunas pruebas. Las siguientes pruebas son algunas que pueden necesitarse:

Biopsia: En una biopsia, el médico extrae una pequeña muestra de tejido para ver si tiene células cancerosas. Una biopsia es la única forma de saber con seguridad si usted tiene cáncer. Existen diferentes maneras de hacer una biopsia. Cada una tiene ventajas y desventajas.

Tomografía computarizada (CT) o tomografía axial computarizada (CAT): En este estudio se usan rayos X para producir imágenes del interior del cuerpo. Este estudio se puede usar para ver si el cáncer se ha propagado.

Imágenes por resonancia magnética (MRI): Esta prueba usan ondas de radio e imanes potentes en lugar de rayos X para tomar imágenes detalladas. Se puede usar para obtener mejores imágenes de un tumor de pene. Para esta prueba es posible que se usen medicamentos para hacer que el pene esté rígido (erecto). Las MRI también se pueden usar para ver si hay cáncer en otras partes del cuerpo.

Ecografía: Esta prueba usa ondas de sonido para producir imágenes del interior del cuerpo. Puede ayudar a mostrar qué tan profundo un tumor ha crecido en el pene. También puede ayudar a mostrar si el cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos cercanos. Estos son sacos pequeños de tejido del sistema inmunitario a los que a menudo se propaga primero el cáncer.


Dentro de los factores de riesgo se encuentran el virus del papiloma humano , el tabaquismo y el VIH


La cirugía es el tratamiento principal para la mayoría de los hombres con cáncer de pene. Existen muchos tipos de cirugías. El tipo que se usa depende de dónde se encuentra el cáncer y qué tan grande es. Algunos tipos de cirugía extirpan el tumor de la piel del pene. Otros tipos de cirugía extirpan parte o todo el pene. A menudo también se extirpan los ganglios linfáticos cercanos para ver si el cáncer se ha propagado a ellos.


La radiación usa rayos de alta energía (como rayos X) para eliminar las células cancerosas. Si el tumor es pequeño, este tratamiento se puede usar en lugar de la cirugía. También puede usarse con la cirugía para tratar los ganglios linfáticos cercanos o para ayudar a tratar los síntomas de cánceres más avanzados.

La radiación se puede dirigir al pene y/o a los ganglios linfáticos desde una máquina externa al cuerpo. Esto también se llama radiación de haz externo.


Los tratamientos locales tratan solo el sitio de cáncer en el pene, de modo que el resto del pene y los tejidos cercanos no son afectados. Uno de estos tratamientos puede usarse para cánceres pequeños que no se han propagado más allá de la piel:

  • Los láseres se pueden usar para quemar las células cancerosas.
  • La criocirugía usa un líquido muy frío para congelar y eliminar las células cancerosas.
  • Los medicamentos de quimio (vea abajo) pueden colocarse justo sobre la piel para eliminar las células cancerosas.

La quimio se puede colocar sobre el tumor como una crema para eliminar las células cancerosas. Esto se puede llamar quimioterapia tópica. A menudo se usa durante unas pocas semanas.

La quimio también se puede usar para tratar un tumor grande o cáncer de pene que se ha propagado. En este caso, los medicamentos se suministran a través de una aguja en una vena (IV). Estos ingresan en la sangre y se propagan por todo el cuerpo. La quimio intravenosa (IV) se suministra en ciclos o rondas. Cada serie de tratamiento es seguida por un periodo de descanso. La mayoría de las veces, la quimioterapia incluye dos o más medicamentos y, por lo general, el tratamiento dura muchos meses

Obtener más información

Afortunadamente el cáncer de pene es un tumor extraño. México es uno de los países donde se presenta un mayor número de casos, esto relacionado al gran numero de infecciones por virus de papiloma humano y al escaso acceso a los sistemas de salud. Ante cualquier duda o dato de alarma no dudes en agendar una cita

Obtén más información
urólogo CDMX Dr. Carrillo Córdova Cirugía laparoscópica y robótica en urología

Cirugía laparoscópica y robótica

Información adicional

  

¿Cómo se realizan los procedimientos laparoscópicos?
La cirugía laparoscópica es minimamente invasiva ya que solo se requieren 3 o 4 pequeñas incisiones (orificios de 0,5 a 1 cm.) en lugar de una herida de 15 a 20 cm. Por estas pequeñas incisiones se i se introducen los instrumentos con los que se opera.

 ¿Cuáles son los beneficios de la laparoscopia?
Los pacientes que se han sometido a estas intervenciones han tenido los mismos beneficios terapéuticos de la cirugía abierta convencional pero con notablemente menos dolor postoperatorio, menos días de estancia en el hospital, una recuperación mas rápida y mejor resultado estético. Así como un “retorno” mas rápido a los hábitos dietéticos habituales y a la actividad normal.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía laparoscópica?
Como en todos los procedimientos quirúrgicos, existe un riesgo de complicaciones. El médico hará una completa valoración para saber si el procedimiento es apropiado para cada paciente. Sin embargo, en un pequeño porcentaje de casos, existe la posibilidad de convertir la cirugía laparoscopica en un procedimiento abierto convencional. Las razones que llevarían a la conversión de una cirugía laparoscópica en una cirugía abierta pueden ser:

1. Una complicación importante durante la intervención.
2. Si la intervención no está procediendo como al cirujano tenía previsto que sucediera.

Su cirujano comentará en detalle con usted los riesgos potenciales previamente a la cirugía.

¿Todos los pacientes son candidatos a la cirugía laparoscópica?
Hay que hacer notar que no todos los pacientes son candidatos a la cirugía laparoscópica. Cada persona presenta unas circunstancias únicas que tienen que ser consideradas individualmente.

Algunas características que pueden dificultar o contraindicar la cirugía laparoscopica son: Enfermedad pulmonar obstructiva crónica severa, cirugías previas, obesidad mórbida, entre otras.

DESCRIPCION DE ALGUNOS PROCEDIMIENTOS LAPAROSCÓPICOS

NEFRECTOMIA LAPAROSCOPICA
Es una técnica quirúrgica minimamente invasiva para el tratamiento de enfermedades del riñón (i.e. cáncer, obstrucción o litiasis).

La nefrectomía laparoscopica es un procedimiento que se realiza mediante una técnica de invasión mínima permitiendo al paciente una periodo de hospitalización mas corto, una recuperación mas rápida y los mismos resultados cuando es comparada con la técnica abierta convencional.

Este procedimiento ya ha sido realizado a muchos pacientes en los últimos años. Habitualmente la duración de la intervención es de 2 a 4 horas. La cirugía se realiza colocando 3-4 pequeñas (1 cm ) incisiones en el abdomen. El riñon es extraido a través de una incisión de 5-10 cm de longitud dependiendo de su tamaño.

Posibles Riesgos
Este procedimiento ha probado ser muy seguro, sin embargo, como cualquier cirugía, existen riesgos y posibles complicaciones. Las tasas de seguridad y de complicaciones son similares cuando son comparadas a la cirugía abierta. Los riesgos potenciales incluyen:

Sangrado: Durante esta intervención, es posible la pérdida de sangre, la transfusión puede ser necesaria en el 5% de los pacientes intervenidos.

Infección: A todos los pacientes se les administran antibióticos por la vena, antes de empezar la cirugía con el fin de disminuir la posibilidad de infección.

Daño a otros órganos o tejidos: Aunque es muy poco probable, existe la remota posibilidad de que una lesión en otros órganos como son el intestino, venas o arterias, bazo, hígado, páncreas, pleura y vesícula biliar pueda requerir otra cirugía. El posible daño a nervios o músculos relacionados con la posición también es posible. Estos daños también pueden ser causados con la cirugía abierta.

Convertir a cirugía abierta: El procedimiento puede requerir la conversión a la cirugía abierta convencional si se presentan dificultades durante la intervención laparoscopica. Esto puede resultar en un periodo de recuperación mas largo o en una incisión mas
grande.


 PROSTATECTOMIA RADICAL LAPAROSCÓPICA
Esta técnica se realiza a través de 5 pequeñas incisiones en el abdomen, contrasta con la técnica abierta en la que es necesaria una incisión en la linea media de la parte baja del abdomen.

Durante la prostatectomía radical laparoscopica, la glándula prostática es separada de la vejiga y de la uretra y posteriormente estas estructuras son nuevamente unidas. La próstata es extraída a través de una de las incisiones utilizadas previamente, habitualmente es necesario abrir un poco esta pequeña incisión (3-6 cm) dependiendo del tamaño de la próstata.

Visita preoperatoria
En la visita preoperatoria, el urólogo revisará su historial clínico , los valores del PSA , el resultado de la biopsia de próstata en donde se diagnostica el cáncer y posiblemente una gamagrafia ósea y una tomografía axial computada del abdomen y la pelvis, así como todas las pruebas que puedan ser de utilidad para el tratamiento.

Seguidamente comentará con usted las opciones de tratamiento que existen para el cáncer de próstata.

El procedimiento
La prostatectomía radical laproscópica es un tratamiento aceptado y establecido para el cáncer de próstata localizado. Este procedimiento requiere la participación de un equipo de cirujanos, anestesiologos, enfermeras y técnicos entrenados y capacitados para la realización de intervenciones laparoscópicas.

La prostatectomia radical laparoscopica se realiza de acuerdo a los principios de la cirugía abierta pero sin que la mano del cirujano entre al abdomen. Las lentes del laparoscopio, conectado a la cámara proyectan al monitor una excelente imagen ampliando los detalles de la próstata y de las estructuras vecinas permitiendo así una disección mas precisa.

Una vez que la próstata es liberada de la vejiga, el recto y la uretra. Se coloca en una pequeña bolsa de plástico y extraída por uno de los orificios creados para realizar la intervención. La vejiga se “une” nuevamente a la vejiga para restaurar la continuidad del tracto urinario mediante la utilización de técnicas laparoscópicas dentro del cuerpo.

Se coloca una sonda a través del conducto de la orina (uretra) para vaciar la vejiga y permitir la correcta cicatrización de la conexión uretra-vejiga. Además, u pequeño tubo de drenaje es colocado a través de una de las incisiones.

La duración de la prostatectomía radical laparoscopica es aproximadamente 2 a 4 horas, pero puede variar de acuerdo a las características de cada paciente, como el tamaño de la próstata, la forma de la pelvis, el peso del paciente o cirugías previas en el abdomen o la pelvis.



Obtener más información

El Urólogo Dr. Daniel Carrillo es experto en cirugía laparoscópica para el manejo del cáncer, no dudes en agendar una cita para resolver todas tus dudas

Obtén más información