En esta sección encontraras los distintos servicios de urología integral que ofrece el Dr. Carrillo

¿ Qué es un urólogo y cuando hay que visitarlo?

Información adicional

La urología comprende el estudio y tratamiento de enfermedades que afectan el aparato uro-genital, tanto masculino como femenino. ¿Cuáles son las mayores consultas?


La especialidad de Urología abarca distintas patologías, de baja complejidad y otras de difícil resolución que requieran diagnósticos y tratamientos con especialistas capaces de cubrir todas las áreas de esta disciplina.

Para ello, el  Centro Urológico Dr. Daniel Carrillo cuenta con la presencia del Dr. Daniel Carrillo quien lo recibirá y atenderá con mucho gusto, a cargo de las distintas patologías como:

Cálculos urinarios

Una piedra en el riñón -también llamada cálculo renal- es una masa dura que se forma en el riñón a partir de sustancias de la orina. Estos pueden ser tan pequeños como un grano de arena o tan grandes como la mitad de la palma de una mano.

La mayoría de los cálculos en los riñones se eliminan a través de las vías urinarias, pero algunas veces no salen en forma espontánea y es necesaria la atención de un médico. Aquí, cuando se atascan en la vía urinaria, pueden causar mucho dolor.

Un cálculo puede producir:

  • Dolor muy intenso en la espalda o en el costado
  • Sangre en la orina
  • Fiebre y escalofríos
  • Náuseas y/o vómitos
  • Orina con mal olor o turbia
  • Ardor al orinar

Tratamientos: Existen diversos tratamientos. Sin embargo, la mejor opción va a depender del tipo de cálculo, su tamaño, localización y de las molestias del paciente.

Prevención: Beber mucha agua. El agua ayuda a eliminar las sustancias que forman las piedras o cálculos en los riñones. Si ya has tenido antes una piedra, habla con tu médico sobre otras formas de evitar nuevas apariciones. Incluso, consulta por un estudio que permite detectar alteraciones en el metabolismo (funcionamiento del organismo).

Cáncer de Próstata

Es el tumor maligno que, con mayor frecuencia, afecta al sistema urogenital. En Chile, constituye la segunda causa de muerte por cáncer en el hombre.

Se presenta especialmente después de los 50 años y en aquellos hombres con antecedentes familiares de la enfermedad.

El diagnóstico precoz es de extrema importancia, ya que permite detectar tumores en etapas tempranas de su evolución y que, por lo tanto, son curables con el tratamiento adecuado. Por otra parte, hay que ser activo en la búsqueda de esta enfermedad, ya que en sus etapas iniciales es asintomática.

Existen dos herramientas que nos ayudan al diagnóstico: el tacto rectal o palpación digital de la próstata, y el antígeno prostático específico, que es un examen de sangre que cuando está elevado permite sospechar la presencia de la enfermedad. Ambos deben realizarse anualmente a contar de los 50 años en la población general, y a contar de los 40 años en aquellos hombres con antecedentes familiares.

Ante la sospecha, debe realizarse una biopsia de la próstata para confirmar la presencia del tumor. Éste es un procedimiento ambulatorio, que en la mayoría de los casos se realiza con anestesia local y que permite obtener muestras del tejido prostático para ser analizadas microscópicamente, y de este modo confirmar la existencia de un cáncer. De no demostrarse un tumor, el paciente debe continuar controles de acuerdo a su condición individual.

Disfunción sexual masculina

La función sexual masculina se produce en respuesta a una estimulación sexual adecuada para el individuo y se caracteriza por obtener y mantener la erección del pene, la emisión de espermatozoides, la eyaculación y el orgasmo, permitiendo así una relación sexual satisfactoria para el hombre y su pareja.

Para que todo esto se produzca, se necesita que mecanismos vasculares, neurológicos, hormonales y sicológicos se encuentren operando, individual y sincrónicamente, en forma normal.

El deterioro de alguna de estas funciones producirá la alteración en alguna de las fases de la respuesta sexual masculina, que es una secuencia de fenómenos fisiológicos, o de la función sexual en forma parcial o completa, lo que puede producir un importante impacto en la calidad de vida del paciente, su pareja y en su entorno familiar.

La respuesta sexual masculina, al igual que otras funciones, sufre cambios fisiológicos normales y alteraciones a cualquier edad, especialmente con el paso de los años.Además, con el envejecimiento, muchos de los fenómenos que participan en esta importante función se ven afectados por hábitos, conductas y patologías orgánicas y sicológicas propias del adulto.

En el adulto mayor se produce una disminución en la secreción de la hormona sexual masculina -testosterona- y aproximadamente en el 39% de los hombres entre 45 y 85 años esta situación se acompaña de alteraciones que se expresan como disminución de la libido, alteraciones de la erección (la que se hace menos frecuente e intensa), y necesidad de mayores niveles de estimulación para obtenerla y mantenerla.

Puede haber una disminución en la cantidad y calidad del semen, acompañándose de eyaculaciones a veces menos placenteras, con episodios de orgasmos breves y menos intensos.

También existen muy frecuentemente alteraciones de la eyaculación, como eyaculación prematura o precoz, ausencia de eyaculación, retardo de eyaculación, y eyaculación dolorosa, las que deben ser adecuadamente estudiadas para indicar el tratamiento.

  • 31% de los hombres entre 18 y 59 años presenta algún síntoma de disfunción sexual
  • 52% de los hombres entre 40 y 70 años sufre algún grado de disfunción eréctil propiamente tal.

En estos últimos, la causa es por otras patologías y sus tratamientos: hipertensión arterial, alteraciones metabólicas como la diabetes mellitus, uso de vasodilatadores, medicamentos para compensar enfermedades cardiacas, obesidad, vida sedentaria, tabaquismo y consumo de drogas, entre otros.

Programa Salud del Hombre

Según indica la Organización Mundial de Salud (OMS), la proyección de vida de los hombres es de seis a ocho años menor que la de las mujeres. Por ello, Clínica Las Condes creó el primer Programa de Salud Masculina con el fin de orientar y responder todas sus inquietudes.

El hombre es el que “nunca se enferma”, o por lo menos eso dicen y, cuando se ven enfrentados a alguna dolencia, hay que obligarlos a ir a la consulta del doctor, sin tener muy claro a qué especialista deben acudir. Los niños tienen a sus pediatras, las mujeres a sus ginecólogos, y los hombres ¿a quién tienen como médico de cabecera?

Por eso, Clínica urológica Dr. Daniel Carrillo cuenta con este programa en el que participan distintos especialistas, para dar una atención integral orientada a la prevención, diagnóstico precoz y tratamiento consensuado de problemas de salud masculina.

La interrelación de diversas patologías en su etiología y presentación clínica tratadas en forma separada por especialistas, muchas veces, no dan soluciones definitivas al problema consultado. Por eso, este programa tiende a involucrar a todos los médicos que compartan una visión integral en la solución a la problemática de la salud del hombre.

Obtener más información

Agenda una cita hoy mismo con el Urólogo Dr. Daniel Carrillo, no pierdas mas tiempo y llama ahora! Contamos con atención las 24 horas del díua los 365 días del año

Obtén más información

Verrugas Genitales ( Virus del Papiloma Humano)

Información adicional

  

Las verrugas genitales son una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causadas por el virus del papiloma humano (VPH). En general, las verrugas aparecen como un pequeño bulto o grupo de bultos en el área genital. Son de color carne y pueden ser planas o verse desiguales como la coliflor. Algunas verrugas genitales son tan pequeñas que no pueden verse a simple vista. En las mujeres, las verrugas suelen aparecer dentro o alrededor de la vagina, en el cuello uterino o alrededor del ano. En los hombres, las verrugas genitales son menos comunes. Pueden en la punta del pene, alrededor del ano, en el escroto, muslo o en la ingle.


Las verrugas genitales pueden contagiarse durante relaciones sexuales orales, vaginales o anales con una pareja infectada. El uso correcto de preservativos de látex reduce enormemente, aunque no elimina, el riesgo de adquirir y diseminar el VPH. La forma más confiable de evitar la infección es no tener contacto anal, vaginal u oral son protección. Las vacunas contra el VPH pueden ayudar a prevenir algunas infecciones por este virus que causan verrugas genitales.


En este centro generalmente se diagnostican estas verrugas al examinarlas. y dar el tratamiento adecuado para que quede libre de cualquier lesión. El VPH permanece en el cuerpo aún después del tratamiento, de modo que las verrugas pueden aparecer nuevamente.

www.urologocarrillo.com 



Agenda una cita!

El Urólogo Daniel Carrillo, es especialista en el manejo del Virus del papiloma Humano, cuenta con mas de 10 años de experiencia en el manejo de esta enfermedad. Cuenta con su consultorio de urología en la ciudad de México en el hospital HMG Coyoacán en el consultorio 507. No pierdas más tiempo y olvídate de esas verrugas genitales desde la primer consulta

Obtén más información

Disfunción Eréctil

Información adicional

  

¿Qué es la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil (ED) se produce cuando un hombre no puede tener una erección para tener relaciones sexuales o no puede mantener una erección el tiempo suficiente para terminar de tener relaciones sexuales. Esta afección solía llamarse impotencia. La ED puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en hombres mayores de 75 años de edad.

¿Es la disfunción eréctil solo parte de la vejez?

La ED no tiene que ser parte de envejecer. Es cierto que a medida que envejece, puede que necesite más estimulación (como acariciar y tocar) para obtener una erección. También podría necesitar más tiempo entre erecciones. Sin embargo, los hombres mayores deberían todavía estar en condiciones de tener una erección y disfrutar del sexo.

Síntomas

Síntomas de la disfunción eréctil

El síntoma principal de la ED es no poder conseguir o mantener una erección para tener relaciones sexuales.

¿Qué causa la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil puede ser causada por:

diabetes (altos niveles de azúcar en sangre)

hipertensión (presión arterial alta)

aterosclerosis (endurecimiento de las arterias)

estrés, ansiedad o depresión

consumo de alcohol y tabaco

algunos medicamentos recetados, como antidepresivos, analgésicos y medicamentos para la hipertensión

fatiga

lesiones cerebrales o de la médula espinal

hipogonadismo (que conduce a niveles más bajos de testosterona)

esclerosis múltiple

enfermedad de Parkinson

terapia de radiación a los testículos

accidente cerebrovascular

algunos tipos de cirugía de próstata o vejiga.

Si no puede mantener su nivel de azúcar en sangre o su presión arterial bajo control, puede padecer disfunción eréctil. Es importante que usted tome sus medicamentos para estos problemas de la manera que su médico le indique.

A veces sus hormonas se desequilibran y esto provoca la disfunción eréctil. Su médico decidirá si necesita análisis de sangre para controlar sus hormonas. Algunos medicamentos pueden causar disfunción eréctil. Si este es su caso, su médico puede sacarle ese medicamento o darle otro diferente. Beber demasiado alcohol, fumar demasiado y abusar de drogas también puede causar disfunción eréctil.

Los problemas en su relación con su pareja sexual también pueden causarle disfunción eréctil. Mejorar su relación puede ayudar a su vida sexual. Si decide buscar terapia, es probable que esta sea más eficaz si incluye a su pareja sexual.

Las parejas pueden aprender nuevas maneras de complacerse el uno al otro y mostrar afecto. Esto puede reducir la ansiedad acerca de tener erecciones.

Los sentimientos que pueden conducir a la disfunción eréctil incluyen:

Sentirse nervioso por el sexo, quizás por una mala experiencia o por un episodio previo de impotencia.

Sentirse estresado, incluyendo el estrés del trabajo o situaciones familiares.

Estar preocupado por problemas en su relación con su pareja sexual.

Sentirse deprimido.

Sentirse tan cohibido que no puede disfrutar del sexo.

Pensar que su pareja reacciona de forma negativa a usted.

Causas y factores de riesgo

¿Cómo se diagnostica la disfunción eréctil?

Por lo general, la ED es fácil de diagnosticar. Incluso si se siente tentado a autodiagnósticarse, debe hablar con su médico. Su médico querrá asegurarse de que su ED no sea un signo de otros problemas de salud.

Es probable que su médico comience por hacerle algunas preguntas y un examen físico. Puede examinar sus muestras de su sangre y orina en busca de enfermedades y trastornos. También pueden ser necesarias otras pruebas. Su médico determinará qué pruebas son adecuadas para usted.

¿Se puede prevenir o evitar la disfunción eréctil?

La posibilidad de prevenir la disfunción eréctil dependerá de cuál sea su causa. He aquí algunas cosas que puede hacer para ayudar a prevenir la ED.

Evite beber demasiado alcohol, fumar o abusar de las drogas.

Antes de comenzar a tomar un nuevo medicamento, pregúntele a su médico si la disfunción eréctil es un posible efecto secundario. Si es así, podría analizar posibles medicamentos alternativos.

Mantenga su nivel de azúcar en sangre y presión arterial bajo control.

Trate de no sentirse estresado.

Tratamiento

Tratamiento de la disfunción eréctil

El tratamiento para la disfunción eréctil dependerá de cuál sea su causa. Después de que su médico lo revise en busca de problemas médicos y medicamentos que pueden causar ED, puede recomendar un medicamento  

Obtener más información

El Urólogo Daniel Carrillo, es especialista en el manejo de la disfunción eréctil, cuenta con mas de 10 años de experiencia en el manejo de esta enfermedad. Cuenta con su consultorio de urología en la ciudad de México en el hospital HMG Coyoacán en el consultorio 507. No pierdas más tiempo y olvídate de la disfunción eréctil desde la primer consulta

Obtén más información
Urólogo en ciudad de México, Luis Daniel Carrillo Córdova, CDMX, D.F

Hiperplasia prostática

Información adicional

La próstata es una glándula que produce el líquido que transporta los espermatozoides durante la eyaculación. Dicha glándula rodea la uretra, el conducto por el que la orina sale del cuerpo.

Anatomía reproductora masculina

Un agrandamiento de la próstata significa que la glándula se ha vuelto más grande y le sucede a casi todos los hombres cuando van envejeciendo.

Al agrandamiento de la próstata generalmente se le llama hiperplasia prostática benigna (HPB). No es un cáncer y no aumenta el riesgo de cáncer de próstata.

Causas

No se conoce la causa real del agrandamiento de la próstata. Los factores ligados al envejecimiento y a los cambios en las células de los testículos pueden intervenir en el crecimiento de la glándula, al igual que los niveles de testosterona. Los hombres a quienes se les extirpan los testículos a edad temprana (por ejemplo, como resultado de un cáncer testicular) no presentan HPB.

De modo similar, si los testículos se extirpan después de que el hombre presente HPB, la próstata comienza a disminuir de tamaño.

Algunos datos acerca del agrandamiento de la próstata son:

La probabilidad de presentar agrandamiento de la próstata aumenta con la edad.

La HPB es tan común que se ha dicho que todos los hombres tendrán agrandamiento de próstata si viven lo suficiente.

Un pequeño grado de agrandamiento de la próstata está presente en muchos hombres mayores de 40 años. Más del 90% de los hombres mayores de 80 años tiene esta afección.

No se han identificado factores de riesgo, además de tener testículos que funcionan normalmente.

Síntomas

Menos de la mitad de los hombres con HPB tienen síntomas de la enfermedad. Los síntomas pueden incluir:

Goteo al final de la micción

Incapacidad para orinar (retención urinaria)

Vaciado incompleto de la vejiga

Incontinencia

Necesidad de orinar dos o más veces por noche

Micción dolorosa u orina con sangre (pueden ser indicios de una infección)

Dificultad o demora para comenzar a orinar

Hacer fuerza al orinar

Urgencia urinaria fuerte y repentina

Chorro de orina débil

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica hará preguntas acerca de la historia clínica. También se puede hacer un examen rectal digital para palpar la glándula prostática. Otros exámenes pueden incluir:

Tasa del flujo urinario

Examen de orina residual posterior al vaciado para ver cuánta orina queda en la vejiga después de la micción

Estudios del flujo de presión para medir la presión en la vejiga mientras se orina

Análisis de orina para verificar la presencia de sangre o de infección

Urocultivo para buscar infección

Un examen de sangre de antígeno prostático específico (PSA) para detectar cáncer de próstata

Cistoscopia

Nitrógeno ureico en sangre (BUN, por sus siglas en inglés) y exámenes de creatinina

Le pueden solicitar que llene un formulario para evaluar la gravedad de los síntomas y su impacto en su vida cotidiana. Su proveedor puede usar este puntaje para determinar si la afección está empeorando con el tiempo.

Tratamiento

La elección del tratamiento se basa en la gravedad de los síntomas y en la forma como lo afectan a usted. Su proveedor también tendrá en cuenta otros problemas de salud que usted pueda tener.

Las opciones de tratamiento incluyen "una espera con vigilancia cuidadosa", cambios en el estilo de vida, medicamentos o cirugía.

Si usted es mayor de 60 años, es más propenso a presentar síntomas. Pero muchos hombres con agrandamiento de próstata tienen solo síntomas leves. Generalmente, las medidas de cuidados personales son suficientes para sentirse mejor.

Si usted sufre de HPB, debe realizarse un examen anual para controlar el progreso de los síntomas y determinar si se necesitan cambios en el tratamiento.

MEDIDAS DE CUIDADOS PERSONALES

Para los síntomas leves:

Orine cuando apenas sienta ganas. También vaya al baño cuando tenga la oportunidad, aun si no siente la necesidad de orinar.

Evite el alcohol y la cafeína, especialmente después de la cena.

NO beba cantidades excesivas de líquidos de una sola vez. Distribuya el consumo de líquidos durante el día. Evite su ingesta 2 horas antes de acostarse.

Trate de NO tomar medicamentos de venta libre para el resfriado o sinusitis que contengan descongestionantes o antihistamínicos. Estos fármacos pueden incrementar los síntomas de HPB.

Manténgase caliente y haga ejercicio regularmente. El clima frío y la falta de actividad física pueden empeorar los síntomas.

Aprenda y practique los ejercicios de Kegel (ejercicios para fortalecer la pelvis).

Reduzca el estrés. El nerviosismo y la tensión pueden llevar a orinar más frecuentemente.

Obtener más información

El Urólogo Daniel Carrillo, es especialista en el manejo de la hiperplasia prostática, cuenta con mas de 10 años de experiencia en el manejo de esta enfermedad. Cuenta con su consultorio de urología en la ciudad de México en el hospital HMG Coyoacán en el consultorio 507. No pierdas más tiempo y olvídate de la hiperplasia prostática  desde la primer consulta

Obtén más información
Litiasis renal, Urólogo Dr.Daniel Carrillo Córdova

Litiasis

Información adicional

Los cálculos renales (litiasis renal, nefrolitiasis) son depósitos duros de minerales y sales que se forman dentro de los riñones.

Los cálculos renales tienen muchas causas y pueden afectar cualquier parte de las vías urinarias, desde los riñones hasta la vejiga.  En general, los cálculos se forman cuando la orina se concentra, lo que permite que los minerales se cristalicen y se unan.


Expulsar los cálculos renales puede ser bastante doloroso, pero, en general, los cálculos no producen daños permanentes si se los identifica de forma oportuna. Según sea el caso, es posible que solo tengas que tomar analgésicos y mucha agua para expulsar un cálculo renal. En otros casos —por ejemplo, si los cálculos se alojan en las vías urinarias, están relacionados con una infección urinaria o causan complicaciones— es posible que se necesite una cirugía.


Tu médico puede recomendarte un tratamiento preventivo para disminuir el riesgo de tener cálculos renales recurrentes si corres un mayor riesgo de volver a padecerlos.


Síntomas


Un cálculo renal puede no causar síntomas hasta que comienza a desplazarse por el riñón o hasta que pasa por el uréter (el tubo que conecta el riñón y la vejiga). En ese momento, podrías tener los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor intenso a los lados y en la parte posterior, debajo de las costillas
  • Dolor que se extiende hacia la parte inferior del abdomen y hacia la ingle
  • Dolor que viene en oleadas y cuya intensidad fluctúa
  • Dolor al orinar
  • Orina de color rosa, rojo o marrón
  • Orina turbia o con olor desagradable
  • Náuseas y vómitos
  • Necesidad constante de orinar
  • Micciones más frecuentes de lo usual
  • Fiebre y escalofríos si existe una infección
  • Micciones en pequeñas cantidades

El dolor causado por un cálculo renal puede cambiar (por ejemplo, puede trasladarse a una ubicación diferente, o su intensidad puede aumentar) a medida que se desplaza a través de las vías urinarias.


Agenda una cita


Pide una consulta con el médico si tienes signos y síntomas que te preocupan.

Busca atención médica inmediata si presentas:

  • Dolor tan intenso que no puedes sentarte en posición derecha o encontrar una posición cómoda
  • Dolor acompañado por náuseas y vómitos
  • Dolor acompañado por fiebre y escalofríos
  • Sangre en la orina
  • Dificultad para orinar

Causas 

Los cálculos renales, a menudo, no tienen una sola causa definida, aunque diversos factores pueden aumentar el riesgo de padecerlos.

Los cálculos renales se producen cuando la cantidad de sustancias que forman cristales, como el calcio, el oxalato y el ácido úrico, en la orina es mayor de la que pueden diluir los líquidos presentes en esta. Al mismo tiempo, la orina puede carecer de sustancias que impidan que los cristales se adhieran unos a otros, lo que crea un entorno ideal para la formación de cálculos renales.


Tipos de cálculos renales


Conocer el tipo de cálculo renal ayuda a determinar la causa y puede ofrecer indicios sobre cómo reducir el riesgo de tener más cálculos renales. De ser posible, si eliminas un cálculo renal intenta conservarlo para llevárselo al médico a fin de que se analice.

Los tipos de cálculos renales son:

  • Cálculos de calcio. La mayoría de los cálculos renales son cálculos de calcio, por lo general, en forma de oxalato de calcio. El oxalato es una sustancia que se encuentra en los alimentos de forma natural, y también la produce el hígado a diario. Algunas frutas y vegetales, así como las nueces y el chocolate, tienen un alto contenido de oxalato.Los factores alimenticios, las altas dosis de vitamina D, la cirugía de bypass intestinal y varios trastornos metabólicos pueden aumentar la concentración de calcio u oxalato en la orina.Los cálculos de calcio pueden también producirse en forma de fosfato de calcio. Este tipo de cálculos es más frecuente en trastornos metabólicos, como la acidosis tubular renal. También puede estar relacionado con ciertas migrañas o con el consumo de algunos medicamentos anticonvulsivos, como el topiramato (Topamax).
  • Cálculos de estruvita. Los cálculos de estruvita se forman en respuesta a una infección, como la infección de las vías urinarias. Estos cálculos pueden crecer rápidamente y volverse bastante grandes, a veces, presentan muy pocos síntomas o pequeñas advertencias.
  • Cálculos de ácido úrico. Los cálculos de ácido úrico se pueden formar en personas que no beben la suficiente cantidad de líquido o que pierden mucho líquido, aquellas que consumen una dieta alta en proteínas o aquellas que tienen gota. Ciertos factores genéticos también pueden aumentar el riesgo de padecer cálculos de ácido úrico.
  • Cálculos de cistina. Estos cálculos se forman en personas con un trastorno hereditario que causa que los riñones excreten mucha cantidad de ciertos aminoácidos (cistinuria).


Factores de riesgo


Los factores que aumentan el riesgo de padecer cálculos renales son:

  • Antecedentes familiares o personales. Si alguien de tu familia tiene cálculos renales, tienes más probabilidad de padecer la enfermedad. Además, si alguna vez tuviste uno o más cálculos renales, corres un mayor riesgo de tener otro.
  • Deshidratación. No beber suficiente agua todos los días puede aumentar el riesgo de tener cálculos renales. Las personas que viven en climas cálidos y que transpiran mucho pueden presentar un riesgo mayor que otras personas.
  • Ciertas dietas. Llevar una dieta rica en proteínas, sodio (sal) y azúcar puede aumentar el riesgo de tener algunos tipos de cálculos renales. Esto es sobre todo cierto con una dieta rica en sodio. El exceso de sal en la dieta incrementa la cantidad de calcio que el riñón tiene que filtrar y aumenta, de manera importante, el riesgo de tener cálculos renales.
  • Ser obeso. Un índice de masa corporal alto, un perímetro de la cintura ancho y el aumento de peso se pueden asociar con un incremento del riesgo de tener cálculos renales.
  • Cirugía y enfermedades digestivas. La cirugía de bypass gástrico, la enfermedad inflamatoria intestinal o la diarrea crónica pueden provocar cambios en el proceso digestivo que afectan la absorción de calcio y de agua, lo que aumenta los niveles de sustancias que forman cálculos en la orina.
  • Otras enfermedades. Las enfermedades y los trastornos que pueden aumentar el riesgo de tener cálculos renales comprenden la acidosis tubular renal, la cistinuria, el hiperparatiroidismo, ciertos medicamentos y algunas infecciones de las vías urinarias.

Obtener más información

El Urólogo Daniel Carrillo, es especialista en el manejo de la litiasis renal, cuenta con mas de 10 años de experiencia en el manejo de esta enfermedad, así como un entrenamiento en endourología en el hospital de St. Joseph en London Ontario. Cuenta con su consultorio de urología en la ciudad de México en el hospital HMG Coyoacán en el consultorio 507. No pierdas más tiempo y olvídate de la litiasis renal   con la terapéutica mas nueva 

Obtén más información

Gonorrea, Clamidia y uretritis

Información adicional

La gonorrea  y la clamidia son una enfermedad de transmisión sexual. Es más común en los adultos jóvenes. 


La bacteria que causa la gonorrea puede infectar el tracto genital, la boca o el ano. 


Puede contraerse a través del sexo vaginal, oral o anal con una pareja infectada. Una mujer embarazada puede transmitírsela a su bebé durante el parto.


Algunas veces, la gonorrea y la clamidia no provocan síntomas. En los hombres, puede causar dolor al orinar y secreción proveniente del pene. De no tratarse, puede causar problemas en la próstata y testículos.


En las mujeres, los primeros síntomas de gonorrea y clamidia  generalmente son leves. A medida que pasa el tiempo, puede provocar hemorragias entre los períodos menstruales, dolor al orinar y aumento de las secreciones vaginales. De no tratarse, puede provocar la enfermedad inflamatoria pélvica, que causa problemas en el embarazo e infertilidad.


El Urólogo Daniel Carrillo  puede diagnosticar la gonorrea con exámenes de laboratorio. El tratamiento consiste en antibióticos. El tratamiento se está volviendo más difícil a raíz del aumento de cepas resistentes a los medicamentos. 


El uso correcto de preservativos de látex reduce enormemente, aunque no elimina, el riesgo de contraer y contagiar la gonorrea. La forma más confiable de evitar la infección es no tener sexo anal, vaginal u oral.

Obtener más información

En tu cita de valoración se realizara un exudado uretral para conocer el diagnóstico preciso e iniciar un tratamiento rápido y eficaz para controlar tu enfermedad, ya no pierdas tiempo y agenda tu cita ahora mismo, es fácil y rápido!

Obtén más información
Urólogo Dr. Daniel Carrillo, Virus de papiloma Humano, VPH, verrugas genitales

Virus de Papiloma Humano

Información adicional

¿Qué es el Virus de papiloma Humano o  VPH?

El VPH es la infección de transmisión sexual (ITS) más común. El VPH es un virus distinto al del VIH t  (herpes). El VPH es tan común que casi todos los hombres y todas las mujeres sexualmente activos lo contraen en algún momento de su vida. Hay muchos tipos distintos de VPH. Algunos tipos pueden causar problemas de salud como verrugas genitales y cánceres. Pero hay una vacuna que puede evitar que estos problemas de salud ocurran.

¿Cómo se transmite el VPH?

Usted puede contraer el VPH al tener relaciones sexuales orales, vaginales o anales con una persona que tenga el virus. Se transmite con mayor frecuencia durante las relaciones sexuales vaginales o anales. El VPH puede transmitirse incluso cuando la persona infectada no presenta signos ni síntomas.

Toda persona sexualmente activa puede contraer el VPH, incluso si tiene relaciones sexuales con una sola persona. También es posible que presente los síntomas años después de tener relaciones sexuales con una persona infectada, lo que dificulta saber cuándo se infectó por primera vez.

¿El VPH causa problemas de salud?

En la mayoría de los casos el VPH desaparece por sí solo y no causa ningún problema de salud. Pero cuando el VPH no desaparece, puede causar problemas de salud como verrugas genitales o cáncer.

Generalmente, las verrugas genitales aparecen como pequeños bultos o grupos de bultos en la zona genital. Las verrugas genitales pueden ser pequeñas o grandes, planas o elevadas, o tener forma de coliflor. Un proveedor de atención médica puede por lo general diagnosticar las verrugas al mirar la zona genital.

¿El VPH causa cáncer?

El VPH puede causar cáncer de cuello uterino y otros cánceres como el de vulva, vagina, pene o ano. También puede causar cáncer en la parte de atrás de la garganta, como en la base de la lengua y las amígdalas (llamado cáncer orofaríngeo).

El cáncer generalmente puede tardar años en aparecer —incluso décadas— después de que una persona haya contraído el VPH. Los tipos de VPH que pueden causar verrugas genitales no son los mismos que los que pueden causar cáncer.

No hay manera de saber quiénes con el VPH presentarán cáncer u otros problemas de salud. Es posible que las personas con sistemas inmunitarios débiles (incluidas las personas con el VIH/SIDA) tengan menor capacidad para combatir el VPH y más probabilidad de presentar problemas de salud derivados del virus.

¿Cómo puede evitar el VPH y los problemas de salud que puede causar?

Usted puede hacer varias cosas para reducir su probabilidad de contraer el VPH.

Vacúnese. La vacuna contra el VPH es segura y eficaz. Puede proteger a los hombres y a las mujeres contra las enfermedades causadas por el VPH (incluso el cáncer) cuando se administra a las edades recomendadas (vea a continuación “¿Quién se debe vacunar?”). Los CDC recomiendan que los niños de 11 a 12 años de edad reciban dos dosis de la vacuna contra el VPH para proteger contra los cánceres causados por este virus. Para obtener más información sobre las recomendaciones, consulte: 

Hágase una prueba de detección del cáncer de cuello uterino. Las pruebas de rutina en las mujeres de 21 a 65 años pueden prevenir el cáncer de cuello uterino.Si usted es sexualmente activo:

  • Use un condón de látex en forma correcta cada vez que tenga relaciones sexuales. Esto puede reducir sus probabilidades de contraer el VPH. Sin embargo, el VPH puede infectar zonas que el condón no cubre, de modo que los condones pueden no ofrecer una protección total contra el VPH.
  • Tenga una relación mutuamente monógama o solo tenga relaciones sexuales con una persona que solo tenga relaciones sexuales con usted.

¿Quién se debe vacunar?

Todos los niños y las niñas de 11 o 12 años deben vacunarse.

Se recomiendan también para los hombres hasta los 21 años que no la hayan recibido antes y para las mujeres hasta los 26 años, si no se vacunaron cuando eran menores.

La vacuna también se recomienda a los hombres homosexuales y bisexuales (o cualquier hombre que tenga relaciones con hombres) hasta los 26 años. También se recomienda a los hombres y a las mujeres con el sistema inmunitario deprimido (incluidas las personas con el VIH/SIDA) hasta los 26 años, si no recibieron la vacuna completa cuando eran más jóvenes.

¿Cómo sé si tengo el HPV?

No hay una prueba para determinar si una persona tiene o no el VPH. Tampoco existe una prueba del VPH aprobada para determinar si hay VPH presente en la boca o en la garganta.Existen pruebas del VPH que se pueden usar para detectar el cáncer de cuello uterino. Estas pruebas se recomiendan solo para la detección en mujeres de 30 años o más. No se recomiendan para la detección en hombres, adolescentes o mujeres menores de 30 años.

La mayoría de las personas con el VPH no saben que están infectadas y nunca presentan síntomas o problemas de salud por el virus. Algunas personas descubren que tienen el VPH cuando presentan verrugas genitales. Las mujeres pueden enterarse de que tienen el VPH cuando obtienen un resultado anormal de la prueba de Papanicoláu (al hacerse una prueba de detección del cáncer de cuello uterino). Es posible que otras solo lo averigüen una vez que presentan problemas más graves por el VPH como cánceres.

¿Qué tan comunes son el VPH y los problemas de salud causados por este virus?

El VPH (el virus): Alrededor de 79 millones de estadounidenses están infectados actualmente por el VPH. Cerca de 14 millones de personas al año contraen la infección por primera vez. El VPH es tan común que casi todos los hombres y las mujeres sexualmente activos contraerán al menos un tipo de VPH en algún momento de su vida.

Los problemas de salud relacionados con el VPH incluyen las verrugas genitales y el cáncer de cuello uterino.

Verrugas genitales: Cerca de 360 000 personas en los Estados Unidos tienen verrugas genitales cada año.

Cáncer de cuello uterino: Anualmente, más de 10 000 mujeres en los Estados Unidos contraen cáncer de cuello uterino.

Hay otras afecciones y otros cánceres causados por el VPH que ocurren en personas que viven en los Estados Unidos.

Cada año, cerca de 21 000 cánceres relacionados con el VPH podrían prevenirse con la vacuna contra este virus.

Estoy embarazada. ¿Tener el VPH afectará mi embarazo?

Si usted está embarazada y tiene el VPH, se podrían producir verrugas genitales o cambios anormales en las células de su cuello uterino. Los cambios anormales en las células se pueden detectar a través de una prueba de rutina de detección del cáncer de cuello uterino. Usted debe hacerse una prueba de rutina de detección del cáncer de cuello uterino, incluso durante el embarazo.

Con el urólogo Dr.Daniel Carrillo, puedes tener la certeza que recibirás tratamiento oportuno y acertado sobre tus verrugas genitales secundarias a virus de Papiloma Humano, no pierdas mas tiempo y agenda una cita ahora mismo!. Hospital HMG Coyoacán, consultorio 507, ciudad de México, CDMX

Obtener más información

El Urólogo Daniel Carrillo, es especialista en el manejo del Virus del papiloma Humano, cuenta con mas de 10 años de experiencia en el manejo de esta enfermedad. Cuenta con su consultorio de urología en la ciudad de México en el hospital HMG Coyoacán en el consultorio 507. No pierdas más tiempo y olvídate de esas verrugas genitales desde la primer consulta

Obtén más información

Cistitis

Información adicional

  

“Cistitis”  es el término medico para describir la  inflamación de la vejiga. Causada en su mayoría por infecciones bacterianas formando parte de las infeccione de vías urinarias. Una infección en la vejiga puede impactar negativamente la calidad de vida pudiendo ser dolorosa y molesta, y puede volverse un problema de salud grave si la infección se disemina a los riñones ( pielonefritis).

Con menos frecuencia, la cistitis aparece como una reacción a determinados medicamentos, a la radioterapia o a irritantes potenciales, como los aerosoles de higiene femenina, los geles espermicidas o el uso prolongado de un catéter. La cistitis también puede aparecer como una complicación de otra enfermedad.

Los antibióticos son el tratamiento frecuente para la cistitis bacteriana. El tratamiento para otros tipos de cistitis depende de la causa de fondo.

Síntomas

Algunos de los signos y síntomas de la cistitis suelen ser:

· Necesidad imperiosa y constante de orinar

· Sensación de ardor al orinar

· Orinar frecuentemente en pequeñas cantidades

· Sangre en la orina (hematuria)

· Orina turbia y con olor fuerte

· Molestias pélvicas

· Sensación de presión en la parte inferior del abdomen

· Fiebre baja

Para los niños pequeños, tener nuevos episodios de orinarse accidentalmente durante el día puede ser un signo de infección urinaria. Mojar la cama a la noche cuando están solos probablemente no esté asociado a una infección urinaria.

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica de inmediato si tienes signos y síntomas frecuentes de una infección renal, por ejemplo:

· Dolor de espalda o lateral

· Fiebre y escalofríos

· Náuseas y vómitos

Si tienes la necesidad constante de orinar o dolor cuando orinas durante varias horas o más, o si ves sangre en la orina, llama a tu médico. Si te diagnosticaron una infección urinaria en el pasado y tienes síntomas parecidos a una infección urinaria anterior, llama a tu médico.

Llama a tu médico también si los síntomas de la cistitis reaparecen después de haber terminado una serie de antibióticos. Es posible que necesites otro tipo de medicamento.

Llama al pediatra si tu hijo comienza a orinarse durante el día.

En el caso de los hombres que no padecen otro trastorno, la cistitis es poco frecuente y debe ser investigada por el médico.

Causas

El sistema urinario comprende los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. Todos ellos son importantes para eliminar los desperdicios del cuerpo. Los riñones, que son un par de órganos con forma de frijoles ubicados hacia la espalda en la parte superior del abdomen, filtran el desperdicio del cuerpo y regulan las concentraciones de muchas sustancias. Los tubos denominados «uréteres» transportan la orina desde los riñones hasta la vejiga, donde se almacena hasta que sale del cuerpo a través de la uretra.

Cistitis bacteriana

Las infecciones de las vías urinarias suelen ocurrir cuando las bacterias que se encuentran fuera del cuerpo ingresan en las vías urinarias a través de la uretra y comienzan a multiplicarse. La mayoría de los casos de cistitis se producen por un tipo de bacteria Escherichia coli (E. coli).

Las infecciones bacterianas de la vejiga pueden aparecer en las mujeres como resultado de las relaciones sexuales. No obstante, incluso las jóvenes y mujeres que no son sexualmente activas están expuestas a infecciones urinarias más leves, ya que la zona genital femenina a menudo alberga bacterias que pueden causar cistitis.

Cistitis no infecciosa

Aunque las infecciones bacterianas son la causa más frecuente de la cistitis, diversos factores no infecciosos también pueden hacer que se inflame la vejiga. Algunos ejemplos son los siguientes:

· Cistitis intersticial. La causa de esta inflamación crónica de la vejiga, también denominada «síndrome de vejiga dolorosa», es poco clara. La mayoría de los casos se diagnostican en mujeres. La afección puede ser difícil de diagnosticar y tratar.

· Cistitis inducida por los medicamentos. Ciertos medicamentos, especialmente los de quimioterapia ciclofosfamida e ifosfamida, pueden producir inflamación de la vejiga cuando sus componentes descompuestos son expulsados del cuerpo.

· Cistitis por radiación. El tratamiento con radiación de la zona pélvica puede producir cambios inflamatorios en el tejido de la vejiga.

· Cistitis por cuerpos extraños. El uso prolongado de un catéter puede predisponerte a sufrir infecciones bacterianas y daños de los tejidos, dos situaciones que pueden provocar inflamación.

· Cistitis química. Algunas personas pueden ser hipersensibles a las sustancias químicas que contienen ciertos productos, como los baños de espuma, los aerosoles de higiene femenina o los geles espermicidas, y tener una reacción alérgica que cause una inflamación dentro de la vejiga.

· Cistitis asociada a otras afecciones. En ocasiones, la cistitis puede aparecer como una complicación de otros trastornos, como la diabetes, los cálculos renales, el agrandamiento de la próstata o las lesiones de la médula espinal.

Factores de riesgo

Algunas personas son más propensas que otras a padecer de infecciones recurrentes de vejiga o de las vías urinarias. Las mujeres son uno de esos grupos. Una razón clave es su anatomía particular. Las mujeres tienen una uretra más corta, lo que acorta la distancia que deben viajar las bacterias para alcanzar la vejiga.

Las mujeres que presentan un mayor riesgo de infección de las vías urinarias son aquellas que:

· Son sexualmente activas. Como resultado del coito, las bacterias se pueden impulsar por la uretra.

· Usan ciertos tipos de anticonceptivos. Las mujeres que usan diafragmas presentan mayor riesgo de una infección de las vías urinarias. Los diafragmas que contienen agentes espermicidas aumentan más el riesgo.

· Están embarazadas. Los cambios hormonales durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de una infección de la vejiga.

· Han experimentado la menopausia. Los niveles alterados de hormonas en mujeres posmenopáusicas se asocian a menudo con las infecciones de las vías urinarias.

Otros factores de riesgo en hombres y mujeres son los siguientes:

· Interferencia en el flujo de orina. Esto puede ocurrir en enfermedades como piedras en la vejiga o, en hombres, con el agrandamiento de la próstata.

· Cambios en el sistema inmunitario. Esto puede ocurrir en algunas enfermedades, como la diabetes, infección por VIH o tratamiento oncológico. 

· Uso prolongado de una sonda en la vejiga. Estas sondas pueden ser necesarias en personas con enfermedades crónicas o adultos mayores. 

Complicaciones

· Infección renal. Una infección de vejiga que no se trata puede convertirse en una infección renal, también denominada «pielonefritis». Las infecciones renales pueden dañar permanentemente los riñones.

· Sangre en la orina. Cuando tienes cistitis, es posible que tengas células sanguíneas en la orina que solo se ven con un microscopio (hematuria microscópica), lo cual suele resolverse con tratamiento. 

Obtener más información

Agenda una cita con el Urólogo Dr.Daniel Carrillo para un diagnóstico preciso y tratamiento eficaz para tus infecciones de vías urinarias!

Obtén más información

Prostatitis

Información adicional

Descripción general

La prostatitis es la hinchazón e inflamación de la próstata, una glándula del tamaño de una nuez ubicada justo debajo de la vejiga en los hombres. La próstata es una glándula que produce un líquido (semen) que nutre y transporta los espermatozoides.

La prostatitis con frecuencia provoca dolor o dificultad al orinar. Otros síntomas comprenden dolor en la ingle, la zona pélvica o los genitales y, a veces, síntomas parecidos a los de la gripe.

La prostatitis afecta a los hombres de todas las edades, pero tiende a ser más frecuente en hombres de 50 años o menos. Esta enfermedad se debe a varias causas. A veces, no se sabe cuál es la causa. Si la prostatitis es por causa de una infección bacteriana, normalmente se puede tratar con antibióticos.

Según la causa, la prostatitis puede aparecer de manera gradual o repentina. Puede mejorar rápidamente, ya sea por sí sola o con tratamiento. Algunos tipos de prostatitis duran meses o se vuelven recurrentes (prostatitis crónica).

Síntomas

Los signos y síntomas de la prostatitis dependen de la causa. Estos pueden ser:

  • Dolor o sensación de ardor al orinar (disuria)
  • Dificultad para orinar, como goteo o vacilación urinaria
  • Necesidad de orinar a menudo, en especial por la noche (nicturia)
  • Necesidad urgente de orinar
  • Orina turbia
  • Sangre en la orina
  • Dolor en el abdomen, la ingle o la zona lumbar
  • Dolor en la parte entre el escroto y el recto (perineo)
  • Dolor o incomodidad en el pene o los testículos
  • Eyaculación dolorosa
  • Signos y síntomas similares a los de la influenza (con prostatitis bacteriana)

Cuándo consultar al médico

Si tienes dolor pélvico, dificultad o dolor al orinar, o dolor al eyacular, consulta con tu médico. Si no se tratan, algunos tipos de prostatitis pueden provocar un empeoramiento de la infección u otros problemas de salud.

Causas

La prostatitis bacteriana aguda es provocada generalmente por cepas comunes de bacterias. La infección puede comenzar cuando las bacterias presentes en la orina se filtran en la próstata. Se utilizan antibióticos para tratarla. Si estos no eliminan las bacterias, la prostatitis podría reaparecer o ser difícil de tratar (prostatitis bacteriana crónica).

La lesión a los nervios en las vías urinarias inferiores, que puede deberse a una cirugía o a un traumatismo en la zona, puede contribuir a causar la prostatitis que no es provocada por una infección bacteriana. En muchos casos de prostatitis no se sabe cuál es la causa.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la prostatitis son:

  • Ser joven o de mediana edad
  • Haber tenido prostatitis
  • Tener una infección en la vejiga o el tubo que transporta el semen y la orina al pene (uretra)
  • Tener un traumatismo pélvico, como una lesión derivada de andar en bicicleta o montar a caballo
  • Usar un tubo insertado en la uretra para drenar la vejiga (sonda urinaria)
  • Tener VIH/SIDA
  • Haberse realizado una biopsia de próstata

Complicaciones

Algunas de las complicaciones de la prostatitis pueden ser:

  • Infección bacteriana de la sangre (bacteriemia)
  • Inflamación de la estructura tubular que se encuentra detrás del testículo (epididimitis)
  • Cavidad con pus en la próstata (absceso prostático)
  • Anomalías del semen y esterilidad, lo que puede ocurrir con la prostatitis crónica

No hay evidencia directa de que la prostatitis pueda causar cáncer de próstata.

Obtener más información

La prostatitis crónica, es un problema de salud importante en México, afortunadamente el Urólogo Dr. Daniel Carrillo cuenta con las herramientas y conocimientos necesarios para diagnósticar y dar un tratamiento eficaz y oportuno a tu enfermedad, no pierdas más tiempo y agenda una cita

Obtén más información

Herpes

Información adicional

Infección de transmisión sexual frecuente caracterizada por dolor y llagas en los genitals, acompañado de vesiculas sobre una base eritematosa.


La enfermedad es causada por el virus del herpes simple y puede afectar tanto a los hombres como a las mujeres.


Los primeros síntomas son dolor, comezón y pequeñas llagas. Forman úlceras y escaras. Después de la infección inicial, el herpes genital permanece latente en el cuerpo. Los síntomas pueden volver a aparecer durante años. Se pueden usar medicamentos para controlar los brotes.


Cómo se contagia: De madre a hijo durante el embarazo, parto o lactancia. Por sexo vaginal, anal u oral sin protección.


Normalmente se puede autodiagnosticar: Los primeros síntomas son dolor, comezón y pequeñas llagas. Forman úlceras y escaras. Después de la infección inicial, el herpes genital permanece latente en el cuerpo. Los síntomas pueden volver a aparecer durante año.


Las personas pueden sufrir:

Áreas de dolor: pene o vagina

Circunstancias en que se presenta el dolor: al orinar


También comunes: dolor genital, erupción cutánea o sensación de hormigueo

El tratamiento consiste en medicamentos antivirales y cuidado personal: Se pueden usar medicamentos para controlar los brotes

Obtener más información

La infección por herpes genital cada día es mas común entre los mexicanos, siendo una de las infecciones de transmisión sexual más frecuentes que vemos los urólogos, no pierdas más tiempo y acude a una valoración por el Dr. Daniel Carillo, quien realizará un diagnóstico preciso y un tratamiento rápido para tu enfermedad

Obtén más información

Pielonefritis

Información adicional

La pielonefritis es la inflamación del riñón, causada principalmente por una infección urinaria por bacterias.


Existen varios factores de riesgo como el uso de catéteres, la presencia de litiasis renales o las malformaciones. 


El diagnóstico se realiza, sobretodo, mediante un examen físico y a través de un examen de la orina. Finalmente, la terapia se basa en el uso de antibióticos. 


La principal causa de pielonefritis es la presencia de bacterias en la orina. Estos microorganismos suelen llegar a través de la uretra. Estas bacterias pueden afectar a todo el sistema urinario, desde la uretra hasta llegar a afectar a los riñones. De hecho, si la infección llega a los riñones puede llegar a ser grave, ya que existe el riego de que se transmita a la sangre.


Existen diversos factores de riesgo de pielonefritis, varias circunstancias que aumentan las posibilidades de infectarse con este tipo de bacterias. El uso o aplicación de catéteres, la presencia de litiasis o cálculos renales o el embarazo, son algunos de los principales factores de riesgo. En el caso de las mujeres embarazadas, la presión del útero frena el tránsito de la orina, aumentando el riesgo de infecciones.


Diagnosticar este tipo de enfermedad es fácil, los síntomas clasicos son dolor lumbar, fiebre y nauseas. Para un correcto diagnóstico, el urólogo especialista deberá tener en cuenta el estado general de salud del paciente. Para ello se realiza un examen completo (presión arterial, frecuencia cardíaca, respiración y temperatura). 

Para confirmar o descartar la presencia de bacterias en el tracto urinario se realizará un examen de la orina.


El tratamiento principal y de elección de la pielonefritis (tanto aguda como crónica) es el uso de antibióticos. Dependiendo del tipo de bacterias que han provocado la infección, el urólogo especialista escogerá un tipo de antibióticos u otro. No existe solo un tratamiento para la pielonefritis, el tipo de antibiótico depende de la bacteria causante. Por este motivo, es muy importante visitar a un especialista si se presenta algún síntoma. La terapia con antibióticos se debe acompañar del consumo elevado de líquidos. 


Consumir líquidos (sobretodo agua), ayudará a mantener un correcto funcionamiento de los riñones y a evitar eventuales complicaciones.



Obtener más información

La pielonefritis es una causa común de visita al urólogo, el Dr. Daniel Carrillo es un líder de opinión mundial en el manejo de infecciones de vías urinarias, esta enfermedad tratada de manera oportuna se resuelve rápidamente sin dejar ninguna complicación, a diferencia de un tratamiento incorrecto y retrasado que puede llegar a poner en riesgo la vida del paciente

Obtén más información